07.11.2018 |

La educación como elemento clave de integración social

El expresidente Julio María Sangunetti disertó en la Facultad de Derecho y destacó la importancia de la educación en el proceso de integración social del Uruguay

El expresidente Dr. Julio María Sanguinetti visitó la Facultad de Derecho (FDER), donde brindó una conferencia titulada “¿Cómo reconstruir y apuntalar democráticamente a sociedades fracturadas?”. En la misma estuvieron presentes autoridades de la Universidad, profesores y alumnos de la facultad y el Dr. Ignacio de Posadas, hijo del abogado y político Gervasio de Posadas Belgrano, que trabajó en la enmienda constitucional de 1967 junto a Sanguinetti. El decano de la FDER, Dr. Nicolás Etcheverry abrió la sesión e introdujo al exmandatario en el contexto de su experiencia como político y participante en ese momento histórico de reforma constitucional.

En la ponencia, Sanguinetti habló de la naturaleza socio-cultural que llevó a la formación del Uruguay y sus países limítrofes y cómo esto repercutió en el sentido de integración de cada uno de ellos. Además, realizó un análisis de la sociedad uruguaya, su momento político, haciendo hincapié en cómo están impactando los nuevos fenómenos culturales y cómo ha cambiado la “naturaleza de la generación de la riqueza”. Asimismo, destacó a la educación como el principal elemento de integración de Uruguay. “La experiencia histórica ha demostrado que la democracia solo sobrevive de forma representativa. La democracia que no se pretende representativa, o sea, la directa, es imposible; y cuando ha existido ha terminado en algo totalitario. La representación es un núcleo esencial del concepto de democracia”, explicó el expresidente.

A su vez, señaló que las instituciones son “un proceso de ortopedia muy complejo”, en donde se logra que la voluntad, la opinión y el sentimiento de las personas se articule de modo tal que logran un gobierno que las represente. “Es complejo, porque el gobierno nunca va a ser una tomografía de toda la opinión pública. A veces confundimos la elección con una encuesta, y la elección es el acto de gobierno más importante de toda la estructura institucional”, destacó.

Respecto a la integración y desintegración de la sociedad dijo que la escuela pública, desarrollada de forma temprana en el Uruguay de 1876, fue y es un elemento clave. La escuela pública, laica, gratuita y obligatoria, es la que recibe y socializa a las grandes masas inmigratorias. El sistema educativo pasa a ser el principal instrumento de integración que establece los fenómenos de tolerancia religiosa e igualdad ante la ley. “Este es un elemento constitutivo esencial, comienza en un momento en donde hay un enorme aluvión inmigratorio. En general era gente pobre que venía huyendo de las guerras o de la miseria, y en algunos casos de las persecuciones religiosas, como el caso de los armenios y los judíos. Esas masas se empiezan a integrar a partir de las escuelas”, dijo Sanguinetti. Y agregó que el proceso de secularización temprano en el país, la separación paulatina del mundo religioso del Estado, acentuó ese proceso de integración; aspecto en el que se diferencia Uruguay de países como Argentina.

Sanguinetti concluyó que la sociedad integrada, a lo largo del siglo XX, empieza a tener sus primeros principios de desquebrajamiento en la primera y en la segunda post guerra; con el debilitamiento de los partidos políticos y las instituciones. “En los últimos años tenemos el impacto de todos estos fenómenos y una sociedad distinta, estamos viviendo un tránsito”, señaló. Por un lado, explicó que la mirada respecto a las riquezas ha cambiado. Ahora se está mirando más al mercado, antes se miraba hacia el Estado: “La construcción de la riqueza no depende de las herencias, las que históricamente consolidaban las riquezas. Muchos de los grandes empresarios norteamericanos, como Bill Gates, no heredaron nada, sino que construyeron sus fortunas”. Además, se refirió a que las civilizaciones del espectáculo han generado un proceso de personalización muy fuerte de los partidos políticos y un debilitamiento de los mismos como concepto e intermediario en el funcionamiento de la democracia.