24.08.2017 |

“Con esfuerzo y dedicación todo se logra”

Lucía Olloniego, alumna del Colegio Seminario, fue la ganadora de la Beca del 80% para estudiar Abogacía en la Facultad de Derecho de la UM

Más de 200 estudiantes de 6º de liceo de todo el país rindieron, durante el mes de julio, la prueba de admisión de la universidad para concursar por “La beca del 80%”. A la etapa final, que se llevó a cabo el 3 de agosto, pasaron los diez participantes con los mejores resultados. En esta instancia, los estudiantes expusieron ante un jurado las razones por las cuales creían que debían recibir el premio, que consiste en una beca del 80% para estudiar una carrera de grado en la UM.

Este año, la ganadora fue Lucía Olloniego, alumna del Colegio Seminario, quien optó por comenzar a cursar Abogacía en la Facultad de Derecho en 2018. En la entrega del certificado estuvieron presentes el rector Juan Manuel Gutiérrez Carrau; el administrador general de la UM Diego Moreira; el decano de la Facultad de Derecho Nicolás Etcheverry; el coordinador académico de Notariado Guillermo Rosati y la directora de Marketing general Josefina Comas.

En la siguiente entrevista Lucía cuenta el motivo de su elección y cuáles son sus expectativas para los próximos años.

¿Por qué optaste por estudiar Abogacía?

Desde chica disfruto mucho de las letras, de las materias humanísticas, a diferencia de mis hermanos, que ambos estudian ingeniería. Y sentí bastante el apoyo y la influencia de amigos, familiares y profesores que me han dicho que tengo cualidades para la abogacía.

Además, la Facultad de Derecho de la UM me atrapó por la manera en la que enfoca la carrera. Con esto me refiero a su tinte internacional, fundamental en un mundo cada vez más globalizado. Conozco, por diversas experiencias, lo que es el Derecho Anglosajón y el arbitraje. Me entusiasmó desde un principio tener la oportunidad de viajar por el mundo y a la vez aprender idiomas.

¿Por qué decidiste estudiar en la UM?

Creo firmemente que la universidad reconoce el esfuerzo que el alumno realiza a lo largo de toda su vida estudiantil, por medio de las becas, por ejemplo. Cabe destacar, a su vez, que la excelencia en el nivel académico de la UM es incuestionable. Valoro en gran medida sus formas de enseñanza, que se fomente la capacidad de razonamiento y discernimiento propio del alumno. Además, tengo entendido que los profesores –más allá del increíble grado de profesionalismo que poseen- comparten una calidad humana excelente.

¿Qué significó para ti y para tu familia la obtención de la beca?

La verdad que fue una gran sorpresa haber quedado entre los diez con mejores resultados y, obviamente, mucho más haber ganado. Para mí significó una alegría incomparable y un importante sentimiento de satisfacción. Considero que el haber conseguido la beca fue un fruto de todo mi esfuerzo y compromiso durante estos años, y agradezco infinitamente a la Universidad por eso. Con respecto a mi familia, pienso que, además de ser una seguridad económica muy grande, es un orgullo, principalmente para mis padres, y también una recompensa por todo su empeño que es lo que me permitió formarme de la mejor manera.

Al inicio de tu vida universitaria, ¿qué expectativas tienes para los próximos años?

Mi principal objetivo es seguir creciendo, no solamente en el ámbito intelectual y académico, sino que también en lo personal. En este sentido, espero, y creo, que la UM va a ser un gran punto de apoyo, que me hará dar lo mejor de mí e impulsará mis enormes ganas de avanzar. Espero sumarme y disfrutar al máximo de todos los proyectos y programas que la universidad brinda y continuar obteniendo resultados de los cuales enorgullecerme, de alguna manera, devolviéndole a la Universidad la oportunidad que me otorgó.

¿Qué le aconsejarías a un estudiante que está por elegir la universidad y la carrera en la que se preparará profesionalmente?

Yo misma estoy saliendo de ese proceso de decisión que corresponde a elegir qué hacer el resto de mi vida, lo que, ciertamente, no es una decisión fácil. La verdad es que yo tuve bastante suerte, no sólo por el tema de la elección de carrera y de la beca, sino también por el apoyo que siempre recibí de mi familia. Si tuviera que decirle algo a un estudiante que está transitando este camino, le diría que con esfuerzo y dedicación todo se logra y que, si está seguro de a dónde quiere llegar, empiece hoy a luchar por ese objetivo. Que es posible y que está más al alcance de lo que parece.