28.03.2017 |

Pro bono: servicio jurídico gratuito para el bien público

La FDER de la UM fue designada como la primera Pro Bono Clearinghouse de Uruguay por el Cyrus R. Vance Center for International Justice de EEUU

Uruguay ocupa el primer lugar en América Latina y el Nº 20 en el mundo del World Justice Project 2016, que evalúa la situación y seguridad jurídica de 113 países. Aunque los números generales parecen buenos en comparación, no todos los uruguayos pueden acceder a un abogado. La necesidad global de ofrecer el acceso a la justicia —en un mundo en donde, según las Naciones Unidas, cuatro mil millones de personas viven al margen del Estado de Derecho— ha sido el motor para la creación de un servicio en auge a nivel internacional: el pro bono. Este concepto implica el trabajo gratuito de profesionales, en este caso de abogados, en favor del bien público.

Siguiendo esta tendencia mundial, la Facultad de Derecho (FDER) de la Universidad de Montevideo (UM) fue designada como la primera Clearinghouse del país por el Cyrus R. Vance Center for International Justice, un centro no gubernamental con sede en Estados Unidos. Este rol, que ocupará próximamente la FDER, tiene el fin de ser un nexo entre aquellas personas que no pueden acceder a un servicio legal y los abogados que con su trabajo pro bono pueden asumirlo. En este proceso participarán también estudiantes de 4º y 5º año de la FDER, que trabajarán junto a abogados de los distintos estudios jurídicos del país comprometidos con el proyecto.

Durante el lanzamiento de la FDER como Pro Bono Clearinghouse estuvieron presentes Antonia Stolper, miembro del Comité Ejecutivo del Vance Center y Leire Larracoechea, Senior Fellow in Pro Bono Practice del Vance Center. Al comenzar la actividad, el decano de FDER, Nicolás Etcheverry, presentó el proyecto y afirmó: “En un mundo cada vez más globalizado e interdependiente, me parece que el acceso a la justicia tiene que ir muy ligado a la solidaridad y fraternidad. La justicia a secas es justicia, pero si muchas veces no está acompañada de un espíritu solidario, de servicio y de fraternidad, es una justicia pobre”.

En la siguiente entrevista, la Dra. Larracoechea explica la función del trabajo jurídico pro bono y la elección de la UM como Pro Bono Clearinghouse:

¿Qué valor estratégico aporta el trabajo pro bono a los estudios?

En primer lugar, se trata de una importante fuente de atracción y retención de talento. Los jóvenes de hoy quieren dedicar un parte de su práctica diaria en los despachos al ejercicio sin ánimo de lucro; quieren contribuir al desarrollo de sus sociedades. El trabajo pro bono es, además, una gran herramienta de formación. Permite que los abogados trabajen en casos ajenos a su área de especialidad, y que los más jóvenes adquieran una serie de aptitudes técnicas y personales importantes, como la capacidad de negociación y de gestión del trato directo con el cliente. Asimismo, proyecta una imagen positiva de los despachos, de abogacía con conciencia social, lo cual redunda en la atracción de nuevos clientes y consolidación de otros, con los consiguientes beneficios económicos.

¿Cuán importante es desarrollar esto en los países latinoamericanos?

En Latinoamérica, el último informe de The World Justice Project sobre el imperio de la ley y la inseguridad jurídica sitúa a la mayor parte de países de la región en posiciones ciertamente preocupantes.

En países de la región como Argentina, Chile, Colombia o Venezuela, las clearinghouses han hecho posible que los despachos líderes en las diferentes jurisdicciones brinden asesoramiento jurídico pro bono a miles de personas y comunidades en situación de vulnerabilidad, han constituido centenares de entidades sin ánimo de lucro que trabajan por y para los sectores vulnerables de nuestras sociedades, han incrementado la credibilidad y legitimidad del sistema judicial, y han influido en el desarrollo y la modificación de leyes y políticas públicas para que los gobiernos respondan a las necesidades sociales tanto a nivel local como a nivel regional.

¿Qué destaca de la UM al elegirla como Pro Bono Clearinghouse?

La educación desempeña un papel fundamental en la formación de abogados social y éticamente responsables. No obstante, a falta de unas bases éticas sólidas, la abogacía se ha deshumanizado desde las facultades de Derecho.

A pesar de este panorama general, algunas universidades, como la UM, han emprendido una serie de medidas para integrar en su programa de estudios esta perspectiva ética y social de la profesión jurídica. Prueba de ello es su compromiso con este proyecto de desarrollar la primera Clearinghouse uruguaya, lo cual sin duda será fundamental para que los jóvenes se involucren en este prometedor movimiento pro bono y logren su máximo desarrollo.